Choose your delivery date!

Cómo realizar la poda correcta en tus plantas: consejos esenciales


La poda es una práctica fundamental para mantener nuestras plantas sanas, estimular su crecimiento y mejorar su apariencia. Sin embargo, hacerlo de manera inadecuada puede ocasionar daños irreparables.

En este artículo, te guiaremos a través de los pasos esenciales para realizar una poda correcta en tus plantas y así asegurar de que florezcan y prosperen de la mejor manera posible.

Antes de comenzar a podar tus plantas, es esencial entender los motivos detrás de esta práctica. La poda puede ayudar a eliminar ramas dañadas, promover el crecimiento de nuevas ramas, mejorar la apariencia de la planta, controlar su tamaño y forma, y aumentar la producción de flores o frutas.

Dicho esto, estas son las consideraciones a tener en cuenta para realizar la poda de tu planta:

  • Utiliza las herramientas adecuadas: Es vital utilizar las herramientas adecuadas para llevar a cabo una poda efectiva. Algunas herramientas comunes incluyen tijeras de podar, podaderas, serruchos y sierras de podar. Asegúrate de que estén limpias y afiladas para evitar daños innecesarios en la planta.
  • Identifica qué partes podar: Antes de empezar a cortar, observa la planta y decide qué partes necesitan poda. Esto puede incluir ramas muertas, enfermas, cruzadas o enredadas, así como las flores marchitas. También puedes optar por la poda de formación para darle una estructura adecuada a la planta.
  • Elige el momento adecuado: El momento en que podas tus plantas es crucial para su salud y crecimiento. En general, la mayoría de las plantas se podan en la primavera, antes de que comiencen a crecer activamente. Evita podar durante la temporada de floración o en invierno, ya que esto puede afectar la producción de flores y la resiliencia de tu planta, es decir, su capacidad para recuperarse.


También es importante conocer la técnica de poda que seguirás. Existen diferentes técnicas de poda según el propósito. Algunas de las más comunes incluyen:

  • Poda de limpieza: Elimina ramas muertas, enfermas o dañadas.
  • Poda de adelgazamiento: Reduce la densidad de la planta al eliminar ramas cruzadas o entrecruzadas para mejorar la circulación de aire y la penetración de la luz.
  • Poda de formación: Crea una forma deseada para la planta, especialmente importante en árboles y arbustos.
  • Poda de rejuvenecimiento: Elimina grandes secciones de la planta para estimular un nuevo crecimiento y revitalizarla.


Por último, es fundamental prestar atención a las necesidades específicas de la planta. Cada planta tiene necesidades de poda según su tipo y variedad. Investiga sobre tu tipo de planta para saber cuándo, dónde y cómo podar de la mejor manera posible.

Si eres nuevo en la poda, no tengas miedo de comenzar poco a poco. Comienza con pequeños cortes y ve observando cómo responde la planta. Con el tiempo, adquirirás más experiencia y confianza en tus habilidades de poda, así como conocimiento sobre cómo reacciona tu planta y qué necesita.

¡Si te ha gustado, pásate por nuestras colecciones de Plantas de InteriorKokedamas y Jardines en un Bol para ver más!