Envio grátis +80€ | 5% de desconto com o código: OMOPTG

Diferencias entre Kokedamas y Bonsáis: Dos Formas de Arte Vegetal


En el mundo del arte vegetal, dos conocidas técnicas japonesas destacan por su belleza y singularidad: las kokedamas y los bonsáis. A primera vista, pueden parecer similares, pero cada una tiene sus propias características y encanto.

En este artículo, exploraremos las diferencias entre kokedamas y bonsáis para que puedas apreciar y entender mejor estas formas de arte.

 

Orígenes y Tradición

Los bonsáis, originarios de China, pero perfeccionados en Japón, son árboles miniaturizados cultivados en macetas poco profundas. Esta práctica se basa en técnicas de cultivo y poda cuidadosamente desarrolladas a lo largo de siglos.

Por otro lado, las kokedamas tienen sus raíces en el estilo de jardinería tradicional japonesa llamado nearai, que significa «cultivar en una bola». De hecho, Kokedama significa Bola de Musgo. Esta técnica implica envolver las raíces de una planta en una bola compacta de musgo y tierra, creando una esfera verde y exuberante.

 

Tamaño y Escala

Una de las diferencias más evidentes entre kokedamas y bonsáis es su tamaño y escala. Los bonsáis son árboles miniaturizados que imitan la forma y proporciones de sus contrapartes de tamaño completo, pero en una escala mucho más pequeña. Se cultivan en macetas especiales y requieren cuidadosa poda y entrenamiento para mantener su forma y tamaño.

Por otro lado, las kokedamas son más pequeñas y compactas en comparación con los bonsáis. Generalmente, consisten en plantas herbáceas o de interior, cuyas raíces se envuelven en una bola de musgo y tierra. Esta técnica crea una apariencia más orgánica y natural, con la planta creciendo libremente fuera de la bola de musgo.

mega-menu-146850-web-24-1570453413.jpg

 

Cuidado y Mantenimiento

El cuidado de bonsáis y kokedamas también difiere en algunos aspectos clave. Los bonsáis requieren poda regular, pinzado de brotes y alambrado para mantener su forma y tamaño. Además, necesitan cuidados específicos en cuanto a riego, luz y fertilización para asegurar su salud y vigor.

Por otro lado, las kokedamas son más indulgentes en términos de mantenimiento. Requieren riego regular para mantener la humedad en la bola de musgo, pero son menos exigentes en cuanto a poda y morfología. Su diseño natural permite que la planta crezca de manera más libre y orgánica, lo que las hace ideales para aquellos que prefieren un enfoque más relajado hacia la jardinería.

 

Estilo y Estética

Finalmente, las kokedamas y los bonsáis tienen estilos y estéticas únicas que los distinguen. Los bonsáis se valoran por su elegancia y refinamiento, con formas y estilos que reflejan la naturaleza y el entorno. Desde el estilo formal y simétrico del chokkan hasta la elegancia serpenteante del windswept, cada bonsái cuenta una historia única a través de su forma y diseño.

Por otro lado, las kokedamas tienen un encanto más rústico y orgánico. Su forma esférica y el musgo que las envuelve crean una sensación de conexión con la naturaleza. Las kokedamas se pueden colgar como adornos flotantes o colocarse en cuencos decorativos, agregando un toque de verdor y frescura a cualquier espacio.

En resumen, tanto los bonsáis como las kokedamas son formas hermosas y fascinantes de arte vegetal, cada una con su propio estilo y encanto. Ya sea que prefieras la elegancia refinada de un bonsái o la simplicidad natural de una kokedama, ambas opciones son excelentes maneras de agregar belleza y vida a tu hogar u oficina.

¡Si te ha gustado, pásate por nuestras colecciones de Plantas de InteriorKokedamas y Jardines en un Bol para ver más!